HISTORIA

Recordar lo que fuimos para entender lo que somos

Resumen tema 1: rec_archivo_esarc00163536_15062016174728

Esquema tema 1:

San Isidoro de Sevilla, (556-636), Patrono de Internet533px-Isidoro_de_Sevilla_(José_Alcoverro)_01
Laudes Hispaniae, San Isidoro de Sevilla.

“De todas las tierras existentes desde el Occidente hasta la India tú
eres, España, piadosa y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos,
la más hermosa. Con razón tú eres ahora la reina de todas las
provincias, de ti no sólo el ocaso sino también el Oriente reciben su
fulgor. Tú eres el honor y el ornamento del orbe, la más célebre
porción de la tierra, en la que se regocija ampliamente y profusamente
florece la gloriosa fecundidad de la estirpe goda. Con razón la
naturaleza te enriqueció y te fue más benigna con la fecundidad de
todas las cosas creadas. Tú eres abundante en frutos, rica en uvas,
dichosa en cosechas; te cubres de mieses, gozas la sombra de tus olivos
y te ves coronada de vides. Esmaltados de flores
están tus campos, frondosa en tus montes, llena de peces en tus costas.
Tú te encuentras en la zona más grata del mundo, ni te quemas con los
ardores estivales del sol ni languideces con los rigores glaciales,
sino que rodeada por una templada zona del cielo, te alimentas de
suaves céfiros. Produces todo lo fecundo que dan los campos, todo lo
precioso que dan las minas, todo lo hermoso y útil que dan los seres
vivientes; y no eres menos por los ríos, que ennoblece la esclarecida
fama de tus vistosos rebaños. Debe ceder ante ti el Alfeo con sus
caballos, el Clitumno con sus vacadas, por más que el sagrado Alfeo
haga correr sus veloces cuadrigas por los ámbitos de Pisa al estímulo
de las palmas olímpicas y por más que el Clitumno inmolara en otro
tiempo abundantes novillos como víctimas capitolinas. Tú, ubérrima en
pastos, no ansías los prados de Etruria, ni tienes por qué admirar,
llena como estás de palmas, los bosquecillos de Molorco, ni tendrás
envidia de los carros de Élide en las carreras de tus caballos. Tú eres
fecunda en ríos caudalosos y fulva por los torrentes auríferos; tú
tienes la fuente engendradora de caballos, a ti te brillan con la
fuerza de los colores
tirios las lanas teñidas con púrpura indígena, a ti se te enciende con
brillo semejante al del sol la piedra fulgurante en las oscuridades
recónditas de los montes. Y, además, eres rica en hijos, en gemas y en
púrpura, a la par que fértil en gobernantes y genios de imperios, y
eres tan opulenta en realzar príncipes como dichosa en engendrarlos.
Con razón por tanto la dorada Roma, cabeza de pueblos, te ambicionó
tiempo atrás, y aunque el mismo poder romúleo te poseyó primero como
vencedor, luego, sin embargo, el linaje floreciente de los godos, tras
numerosas victorias en todo el orbe, te arrebató con afán, y te amó, y
goza de ti hasta ahora entre regias ínfulas y enormes riquezas segura
en la dicha del Imperio.”

 

Anuncios

2 comentarios en “HISTORIA

  1. • Sociedad: los nobles y los clérigos ocupaban los cargos políticos y eran propietarios de gran parte de las tierras, pero la mayoría de la población eran los campesinos.

    • Economía: la principal actividad económica era la agricultura. Las ciudades se despoblaron poco a poco y las actividades artesanales se estancaron. El comercio también entró en declive, por lo que la moneda casi desapareció.

    • Arte: construyeron pequeñas iglesias de piedra y de poca altura, en las que usaron el arco de herradura y grandes bóvedas. La escasa decoración se concentraba en los capiteles, decorados con relieves. Destacan las iglesias de San Juan de Baños (Palencia) y San Pedro de la Nave (Zamora).

    Los visigodos destacaron, además, en la orfebrería, fabricando objetos con piedras y metales preciosos, como joyas y coronas votivas.

    El Imperio bizantino

    El Imperio romano de Oriente resistió las invasiones germanas y sobrevivió durante otros mil años con el nombre de Imperio bizantino, con capital en Constantinopla.

    Alcanzó su máximo esplendor en tiempos del emperador Justiniano, que gobernó junto a su esposa Teodora entre los años 527 y 565, y trató de reconstruir la unidad del antiguo Imperio romano. Fue una época de prosperidad económica y cultural.

    • Organización política: el emperador o basileus era también el jefe religioso. Ejecutaba las órdenes por todo el Imperio a través de una red de funcionarios especializados. Un cuerpo de diplomáticos mantenía las relaciones con otros territorios y un poderoso ejército defendía las fronteras del Imperio. Todo el Imperio tenía las mismas leyes.

    • Sociedad: tenía una estructura piramidal, con el basileus en la cúspide. Debajo de este estaban el patriarca de Constantinopla, el alto clero y la nobleza palatina y militar. El clero y los nobles poseían grandes propiedades agrícolas. El siguiente grupo estaba formado por los artesanos, los comerciantes, los soldados y los campesinos libres, y en la base de la pirámide se hallaban los siervos y los esclavos.

    • Economía: las ciudades eran el centro de las actividades económicas, donde se concentraban los mercados y los talleres de artesanos de seda, esmaltes y tapices. Desde allí se organizaba un intenso comercio exterior, que puso en circulación gran cantidad de monedas bizantinas.

    • Religión: la Iglesia ejerció un papel importante en la sociedad bizantina y fue motivo de disputas. Las diferencias llevaron en 1054 al Cisma de Oriente, la separación definitiva entre la Iglesia católica romana y la Iglesia bizantina u ortodoxa.

    • Lengua: en un principio se mantuvieron las formas de vida romanas, pero, tras el reinado de Justiniano, el griego sustituyó al latín y la Iglesia bizantina se fue alejando de la de Roma.

    • Arte: los bizantinos edificaron iglesias de planta de cruz griega cubierta con una cúpula, como la basílica de Santa Sofía, en Constantinopla. Los interiores de las iglesias bizantinas estaban ricamente decorados con mosaicos e iconos.

    Los territorios conquistados por el emperador Justiniano no se conservaron durante mucho tiempo. Los lombardos expulsaron a los bizantinos del norte y centro de la península itálica. Los visigodos lo hicieron de la península ibérica. Con el tiempo, gran parte del territorio bizantino fue pasando a manos de los turcos y, en 1453, el Imperio bizantino desapareció.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s